Un mar de ansiedades

November 7, 2016

Argentinos perdió luego de 6 encuentros, pero más allá del resultado, volvió a fallar en zonas claves. Ansiedad, vorágine y la sensación de querer resolver todo antes de tiempo, atentan contra un equipo que entendió el cómo hacerlo, pero yerra en el cuándo.

 

 

Argentinos Juniors está ansioso y se le nota. Porque el partido ante Boca Unidos, pese a la derrota 1-0, fue otra muestra más de los nervios y de lo que padece por momentos este equipo cuando no puede hacer un gol en los primeros minutos. Pasan los partidos y el equipo, lejos de estar más tranquilo de sus conceptos, planteos y virtudes, pareciera que cada 90 minutos se suma una piedra más a su mochila existencial y sufre.


Y no es que los encuentros se vuelven intrascendentes, sin situaciones de gol o aproximaciones. No. Este equipo vuelve figura a los arqueros rivales, cuenta con innumerables ocasiones para convertir, maneja a gusto los partidos, pero casi siempre le faltan 5 para el Peso. Es paradójico lo que le sucede a este plantel, porque lo más difícil de un partido, es decir, el descubrir por dónde y de qué manera entrarle al rival, lo resuelve con extrema facilidad. Y lo que pareciera más sencillo, la puntada final, por momentos pareciera que es imposible que lo materialice.


Este equipo, lleno de pibes de inferiores (dato no menor), tiene variable táctica, se adapta a los constantes cambios de esquema de Heinze. Se anima a jugar, es atrevido para adoptar como propia la ideología del DT. Pero el plantel entra en una vorágine de ansiedad y de nervios, y por más que no se traiciona y en líneas generales cumple a raja tabla lo que pide el entrenador, en algún momento de la jugada, alguno de los intérpretes, “se pasa de revoluciones” y lo construido hasta ese momento termina en un saque de arco, lateral o alguna pérdida tonta de balón.


Le sucede a Romero a la hora de definir en el área, a Lenci para sacarse la mufa de sus “no goles”, a Piovi y los Centrales cuando ven que no hay pase claro hacia adelante, y la revolean y hoy, hasta a los mismos Rolón, Barboza y Colman. No es casual la sequía de goles (1 en 5 partidos), pese a la enorme cantidad de situaciones de gol generadas, y lo que es peor, la “calidad de esos errados”, por momentos rozan lo irrisorio.


Argentinos deberá serenarse, entender que tiene 90 minutos para resolver los partidos, que no está obligado a golear todos los encuentros y que la ansiedad del hincha debe quedar del alambrado para afuera. Pero ante todo, deberá internalizar que falta demasiado hilo en el carretel para que termine este Torneo, y que en esta clase de competencias, gana el caballo más regular, no el más rápido.

 

Por supuesto que no deberá perder de vista el objetivo principal, que es el ascenso, pero como dice el viejo refrán: “para poder correr primero hay que aprender a caminar”, pero sobre todo, hay que entender de “que la va el camino”, y aprender a transitarlo.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Escuchanos a través del link: http://laradioenlinea.com.ar/

  • Grey Twitter Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey YouTube Icon

Twitter

Seguinos en

Facebook

Hacete Fan

YouTube

Suscribite

© 2016 by Me gusta Más AAAJ.